El ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, entregó personalmente la garantía de la Nación para respaldar la financiación del megaproyecto de la segunda línea del Metro de Bogotá, que será subterránea y llegará a Suba y Engativá. Durante una reunión en la Alcaldía Mayor de la ciudad, Bonilla se reunió con la alcaldesa Claudia López y el gerente del Metro, Leonidas Narváez, para avanzar en el proyecto. 

La garantía entregada por la Nación respalda el primer crédito público de USD 50 millones, suscrito con el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Este es el primero de cuatro créditos que se deben tramitar con la banca multilateral para financiar la obra por cerca de USD 1.500 millones. 

La alcaldesa Claudia López y el gerente del Metro habían realizado una visita previa a Washington para reunirse con representantes del BEI, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Andina de Fomento (CAF). En esta reunión, se definieron las condiciones de los créditos para la construcción del proyecto. 

Según la alcaldesa López, en menos de dos años se logró estructurar legal, técnica y financieramente la segunda línea del Metro de Bogotá para consolidar la red de metros como la columna vertebral del sistema de transporte masivo de la ciudad. La obra, que contará con 11 estaciones y generará más de 11.000 empleos durante su etapa de construcción, beneficiará a cerca de 2,5 millones de habitantes al conectar las localidades de Suba y Engativá hasta la calle 72 en Chapinero, a lo largo de 15,5 kilómetros.